ACTITUD VERDADERAMENTE MILLONARIA

¡Dí no al lavado de cerebro y deja de ser un consumidor compulsivo!

Cuando la mayoría de la gente escucha hablar del concepto “actitud millonaria”, lo primero que se les viene a la mente es el estereotipo de personas que visten a la última moda y que conducen el último modelo de automóvil, traen los zapatos y bolsos más caros demostrando la marca por todos lados.

En realidad, la mayoría de las personas que tienen una actitud millonaria visten sin pretensiones, no usan ropa de marca y no van por ahí presumiendo. 

Las personas con verdadera “actitud millonaria” son aquellas que tienen hambre de triunfo, ganas de comerse al mundo para aportarle un valor a la sociedad, estudian lo que tengan que estudiar y hacen lo que tengan que hacer y de hablar con quien haya que hablar para conseguir difundir su pasión, su trabajo, están dispuestas a meterse hasta el cuello en el lodo, son aquellas que se levantan muy temprano y terminan muy tarde, son aquellas con un carácter muy fuerte porque saben que recibirán muchas negativas antes de recibir el primer sí. 

Saben que el éxito también son probabilidades y que dependerá de su capacidad de resistencia, son personas que no necesitan hacer daño a nadie para lograr su fortuna, las personas con actitud millonaria son como tú y como yo que tienen muy claro lo que quieren lograr, lo que quieren hacer y que no están dispuestas por nada ni por nadie a renunciar a su pasión, respetando a todo el mundo y a ellos mismos.

Una actitud millonaria no es salir a gastar el dinero que llega a tus manos en cosas de marca para pretender pertenecer a determinado grupo social; eso te lo brinda la calidad de ser humano que seas, tus temas de conversación, tus logros y tu verdadero sentido a la vida. La imagen es importante, lo sabemos, y sólo dura esa primera impresión, 3 minutos después de ese tiempo ¿qué más podrías ofrecer?

Una actitud millonaria sabe multiplicar el dinero que llega a sus manos, se informa, se asesora con expertos y toma acción, porque cada día que pasa sin que tomes acción es un día menos para que tu dinero se multiplique.

Piensa en tu yo del futuro… ¿qué cuentas le vas a entregar cuando hoy que tienes juventud y trabajo pudiste multiplicar para entregarte a ti mismo extraordinarios resultados?

No seas de los que dicen “-mañana empiezo” No postergar, también es ¡actitud millonaria!

Comparte esto